La persecución a los cristianos en Siria que no cesa

alerta digital    

Por Rubén Kaplan.- Acusado de tener lazos con el régimen de Bashar al-Assad, imputación no verificada, el 23 de junio fue atrozmente decapitado con un pequeño cuchillo por salvajes yihadistas sirios, en la localidad de Gassanieh, situada al norte de Siria, el padre franciscano François Murad, durante un agresión al convento de la Custodia de Tierra Santa, donde se había refugiado. Un espeluznante video, insoportable de ver y no apto para menores ni gente con un mínimo de sensibilidad, muestra cómo es martirizado el sacerdote ante una nutrida concurrencia que incluía niños- quienes desde temprana edad se consustancian con el terror islámico- vociferando eufórica Allah-ue-akbar”, (Allah es el grande) durante el suplicio al que se le agregó otra persona no identificada, presunto colaborador del gobierno sirio.

Un escueto comunicado de prensa emitido por El Vaticano confirmó la noticia y agregó que según fuentes locales sirias, el monasterio donde el padre Murad se alojaba fue atacado por militantes vinculados al grupo yihadista Jabhat al-Nusra. El parte de la Santa Sede agregó que “Esto debería dejar claro a los cristianos de todo el mundo lo que los yihadistas están a punto. No se equivoquen. Católicos y cristianos de todo el mundo se encuentran seriamente amenazados, sobre todo por la expansión del Islam militante. Hasta que la amenaza sea reconocida y tomada en serio, martirios como este van a continuar”.

El grupo extremista Jabhat al-Nusra, que anima a todos los sirios a tomar parte de la guerra contra el gobierno anunció su creación el 23 de enero de 2012 y se define a sí mismo como el “arma más agresiva y exitosa de las fuerzas rebeldes”. Considera a EE.UU. e Israel como enemigos del Islam y advierte contra la intervención occidental en Siria. Asegura que está compuesto por sunitas yihadistas cuyo objetivo es derrocar al gobierno de Bashar al- Assad, crear un estado islámico regido por la ley coránica Sharia y reestablecer el Califato islámico. En diciembre de 2012, la ONU designó junto a Estados Unidos a Jabhat al-Nusra, financiada por Arabia Saudita, Qatar y Al-Qaeda, como una organización terrorista vinculada a Al Qaeda en Irak. Australia en junio de 2013 se sumó a los recién nombrados. Anteriormente, en abril de 2013 el líder del Estado Islámico de Irak, Abu Bakr al- Baghdadi en un mensaje de audio difundido por Internet, anunció que Jabhat al-Nusra era la representante de Al Qaeda en Siria. El líder de Al- Nusra Abu Mohammad al- Golani negó la fusión, pero ratificó su lealtad a Ayman al- Zawahiri el líder de Al Qaeda que reemplazó al ajusticiado Osama bin- Laden.

El padre franciscano François Murad

La agencia de noticias cristiana Fides que negó enfáticamente las noticias sobre el presunto asesinato de otros tres frailes franciscanos en Siria diciendo que “todos los días circulan por la web videos de ejecuciones de cristianos por parte de grupos islamistas en Siria, pero es imposible verificar las afirmaciones, dado el caos en esa tierra”, informó que el padre François, de 49 años, había dado los primeros pasos en la vida religiosa con los frailes franciscanos de la Custodia de Tierra Santa, y con ellos continuaba compartiendo estrechos vínculos de amistad espiritual. Después de ser ordenado sacerdote en el pueblo de Ghassanieh había comenzado la construcción de un monasterio cenobítico dedicada a San Simón Estilita, en el seno de la Iglesia siro-católica.

Después del inicio de la Guerra Civil, el monasterio de San Simón había sido bombardeado y el padre Murad se había trasladado al convento de la Custodia por razones de seguridad y para apoyar a los pocos que quedaban, junto con otro sacerdote y las religiosas del Rosario.

“Recemos”, escribe en la nota de prensa el Custodio de Tierra Santa, padre Pierbattista Pizzaballa “para que esta guerra absurda y vergonzosa termine pronto y el pueblo de Siria pueda volver a la normalidad”. El Arzobispo Jacques Behnan Hindo, titular de la Archieparquía sirio-católica de Hassaké-Nisibis dijo a la Agencia Fides: “Toda la historia de los cristianos en Oriente Medio está marcada y fecundada por la sangre de los mártires de muchas persecuciones. En los últimos tiempos, el padre Murad me hizo llegar algunos mensajes en los que se mostró consciente de vivir en una situación peligrosa, y ofrecía su vida por la paz en Siria y en todo el mundo.

La persecución a los cristianos en Siria, no cesa. La falta de una enérgica acción de las autoridades eclesiásticas de las diferentes corrientes cristianas con respecto al Islam radical, que los agrede en casi todos los países musulmanes, no genera ninguna esperanza de cambio.

Por su parte, Occidente debe tomar conciencia que armar a rebeldes yihadistas islámicos de las características de Jabhat al-Nusra, además de ser sumamente peligroso, es un acto inmoral.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s