¿Es posible la paz?

Y él hará un pacto firme con muchos por una semana, pero a la mitad de la semana pondrá fin al sacrificio y a la ofrenda de cereal. Sobre el ala de abominaciones vendrá el desolador, hasta que una destrucción completa, la que está decretada, sea derramada sobre el desolador.    Daniel 9:27

Peace

Eduard Yitzhak.

Primeramente es necesario no confundir lo deseable con lo posible. Y en segundo lugar al hablar de paz, ¿A qué nos referimos? Normalmente por equivocación o por desconocimiento damos por sentado que cuando empleamos una serie de palabras todos entendemos y concebimos el mismo significado. Esto nos lleva a cometer errores de comprensión en muchos casos, y fundamentalmente respecto al concepto de paz.

En Occidente entendemos por paz el concepto profético de la Biblia, la paz entre los contrincantes, así como también las relaciones sanas entre el hombre y su mujer se denominan “Shalom Bait” [la paz en el hogar] [i] y un principio halájico –ley religiosa judía- básico que rige las relaciones con el mundo no judío es “Darkei Shalom” (caminos de paz). Según este principio el individuo y la comunidad judía deben ayudar a los estratos más débiles de la sociedad sin distinción de credo o filiación. La solidaridad judía que nos impulsa a visitar enfermos, enterrar los muertos, etc. también se extiende a toda la humanidad debido a este fundamento. [ii]

El ideal mesiánico del Shalom [Paz en hebreo y en la Biblia], incorporado en el cristianismo, recibe expresión en diversas profecías, siendo más conocida la de Isaías: Entonces el lobo habitará con el cordero, y el leopardo se recostará con el cabrito. El ternero y el cachorro del león crecerán juntos. …Y la vaca y el oso comerán juntos; sus cachorros se acostarán juntos. Y el león comerá paja como el buey. . Ellos no lastimarán ni herirán. .. Isaías: 11:6-7,9

En la era mesiánica, el Mesías, que tiene que venir para los judíos, y para los cristianos es Jesús que tiene que volver, -en este asunto los cristianos nos llevan a los judíos un Mesías de ventaja como dice en broma Gabriel Ben-Tasgal-, será llamado Príncipe de Paz, nombrado así porque será la principal y primogénita entre las naciones y Am Israel gozará de paz, y progreso material y espiritual y la tecnología de las armas se reconvertirá y devendrá know-how para mejorar la vida y ninguna nación destinará presupuesto económico para armamento ni para la guerra: Y convertirán (forjarán) sus espadas en rejas de arado, y sus lanzas en hoces. No alzará espada nación contra nación, ni se adiestrarán más para la guerra.   Isaías 2:4

En la era mesiánica –tanto para el judaísmo como para el cristianismo- los individuos y las naciones continuarán manteniendo su singularidad e identidad pero no se harán daño ni se destruirán, el individuo y/o nación potente como el león y el oso estarán en armonía y avenencia con el más frágil como el cordero y la vaca. Las naciones permanecerán con sus diferencias pero no se devorarán ni pensarán en excluirse o dominarse. En síntesis, el ideal de paz judeo-cristiano, acepta y hasta valora la diversidad, respeta el derecho de existir en libertad de todas las naciones y anhela un ideal de cooperación y unión tanto económica como espiritual.

El concepto de paz en el Islam. Hudna

En el Islam la paz sólo es posible entre musulmanes. Todos los líderes religiosos musulmanes afirman que la paz (Salam) sólo se conseguirá cuando todos los seres humanos se sometan a los deseos de Alá, reconozcan a Muhammad como su profeta y vivan según sus preceptos y no haya más religión que el Islam. El Islam considera que es necesario que el hombre establezca una comunidad – la Umma, o Nación Musulmana – en todo el orbe para mitigar los efectos del caos reinante en la tierra y asegurar el cumplimiento de la ley de Alá.[iii]

El Corán percibe al mundo dividido en dos grandes zonas: una, que está sometida en el presente al dominio del Islam y otra parte que será sometida en el futuro. El mundo correcto – cómo Alá manda – es Dar El-Islam o Dar as-Salam o Dar al-Tawhid [cuyo significado en español es Casa – Hogar – del Islam, Casa de la Paz, Casa del Monoteísmo] que designa al conjunto de territorios controlados por gobiernos musulmanes, el lugar donde el Islam gobierna y el resto del mundo se denomina Dar El-Harb, la Casa de la Guerra. El Islam no lo llama la “Casa de los no-musulmanes”, sino que lo califica como la “Casa de la Guerra”. Sólo los judíos y cristianos son “tolerados” a vivir como dhimmies en Dar al-Islam, a los que se les soporta hasta que se den las condiciones para convertirlos. [iv] En la República Islámica de Irán también son “tolerados” los zoroastrianos. Las demás religiones son prohibidas por el Islam y sus fieles tienen que convertirse al Islam y en caso contrario, ser ajusticiados por la Espada del Islam.

La guerra por Alá es un imperativo religioso en el Islam[v]. El Islam aspira a cubrir su vente manto religioso sobre la faz de la tierra a través del Yihad[vi]. El Salam es consecuencia de la derrota de todas las naciones a la Espada del Islam, o la conversión al Islam[vii]. Combatir, batallar, guerrear es un requisito necesario para cumplir el Corán, a pesar que pueda disgustar al musulmán o de lo que le motive a combatir[viii]. El Yihad, la guerra contra el no creyente es lo más elevado moralmente para el musulmán[ix].Un requisito para que haya paz es la aceptación de la alteridad, respeto por la diversidad y la diferencia, pero el Islam prohíbe amistad con el no-musulmán, aún siendo de la misma familia[x]. La misericordia y la paz sólo son posibles, según los mismos textos del Corán, entre musulmanes[xi]. Los tratados de paz con no-musulmanes son Hudna, como los que ha firmado Egipto y Jordania con Israel. Estos no son lo que en el mundo occidental se considera como paz, son Hudna [tregua-prorroga] para los firmantes musulmanes. El Islam prohíbe la paz con los no-musulmanes y menos con aquellos gobiernos y pueblos como Israel o España pueblan territorios que fueron un día sometidos a la Espada del Islam[xii]. En 1993, Israel y la OLP firmaron un acuerdo (Oslo) al que Israel consideró como un proyecto de paz entre israelíes y palestinos. A los pocos meses (1994), Yasser Arafat explicaba en un discurso pronunciado en una mezquita de Johannesburgo donde pedía disculpas: “¿Creen ustedes que firmé algo con los judíos contrario a lo que dicen las reglas de nuestro Islam? No es así. He hecho exactamente lo que el profeta Muhammad hizo” refiriéndose a la Hudna[xiii]. En síntesis, el ideal de paz musulmán, es de hecho la islamización de toda la humanidad o la muerte de los infieles.

La Paz según los árabe-palestinos. El tratado de Hudaybiyya

La población árabe-palestina está gobernada por Hamás en Gaza, que preconiza la vuelta al Califato Mundial e implementar el Islam en todo el orbe[xiv], y por la Autoridad Palestina en Judea y Samaria (Cisjordania), que aparenta a los ojos de los occidentales una postura más realista y posibilista.

Pero la realidad es que ambos, tanto Hamás como la Autoridad Palestina buscan la destrucción de Israel, los primeros ya lo manifiestan explícitamente y actúan “en consecuencia” con sus atentados y lanzamiento de cohetes contra territorio israelí desde Gaza. Los segundos actúan por etapas, y se basan en como Muhammad conquistó la Meca. Muhammad había nacido en la Meca y pertenecía a la tribu de Quraish. Los Quraish eran grandes comerciantes que protegían y “usufructuaban” el lugar santo de la Kaaba, que entonces servía como centro de culto pagano. Muhammad escapó de Meca y basó su poder desde la ciudad de Medina, en donde forjó la visión monoteísta del Islam. Su deseo era conquistar Meca y transformar a la Kaaba en un lugar de culto a “Alá”, el único dios. En el año 628, Muhammad se encuentra en una posición bélica inferior frente a sus enemigos de la tribu de Quraish que dominaban Meca. No tenía ninguna posibilidad de vencer a los soldados de la Meca. Sin embargo, atacaba sin cesar los convoyes comerciales que partían o llegaban a Meca que, cabe recordar, era el principal centro comercial de la zona. Muhammad optó entonces por utilizar una “tregua”. Le ofreció a la tribu de Quraish un pacto de 10 años (hay quienes afirman que se trataba de 6 años) por lo que los seguidores de Muhammad no atacarían a los comerciantes ni a las caravanas y, a cambio, los fieles musulmanes podrían rezar en Meca (Kaaba). Los comerciantes de Quraish, ávidos de calma y bienestar, aceptaron la tregua que fue firmada en un poblado cercano llamado Hudaybiyya. En el año 630, dos años después de haber firmado el acuerdo, Muhammad logró reunir a diez mil solados, se alzó contra la Meca y la conquistó. Muhammad encontró una irrelevante excusa para romper la tregua, una excusa sin importancia ya que incluso los historiadores más renombrados afirman que Muhammad reanudó el combate cuando creía que la situación le favorecía. Los enviados de Quraish le rogaron (a Muhammad) que aceptase solucionar las divergencias para continuar la “tregua”. Por contrapartida, Muhammad ordenó a sus seguidores que no dejasen acercar a los mediadores de Quraish[xv].

El Islam y todas sus madhahib, escuelas de jurisprudencia hanafi, maliki, shafi´i, hanbali, y yafarí o duodecimana, sostienen que la tregua sólo es permisible en caso de necesidad y es imprescindible concluir (la tregua) y es imprescindible derogar el tratado de paz, combatir a los infieles hasta que se conviertan o acepten la sumisión de dhimmies y paguen la yizya –capitación- cuando las fuerzas musulmanas se han fortalecido[xvi].

Declaraciones oficiales del Ministro de Dotaciones Religiosas de la Autoridad Religiosa de la autoridad Palestina

El acuerdo por parte de la Autoridad Palestina para reanudar las conversaciones con Israel es considerado como el Tratado Hudaybiyya por parte de su Ministro de Dotaciones Religiosas, Mahmoud Habbash[xvii].

El gobierno israelí está siendo fuertemente presionado por John Kerry y Barack Hussein Obama para reanudar las negociaciones entre israelíes y los árabe-palestinos. Mahmud Abbas, el Rais (conductor, líder) árabe-palestino, ha exigido que sean liberados asesinos para mantener negociaciones con Israel, y es por lo que Biniamín Netanyahu ha aprobado la liberación de 104 terroristas palestinos con sangre en sus manos que cumplen condena en cárceles israelíes desde antes de los Acuerdos de Oslo (1993), en una concesión sin precedentes a la Autoridad Palestina para que acceda a reanudar las negociaciones de paz[xviii]. La liberación de los terroristas palestinos no sólo es peligrosa, sino que es interpretada por los árabe-palestinos como debilidad del gobierno israelí[xix].

¿Es posible la paz con unos socios que creen que la paz es como la tregua de Hudaybiyya y exigen la liberación de asesinos de inocentes?

La historia ha demostrado que las Hudnas han servido para fortalecer a los islamistas en su Yihad y para nada más.

NOTAS:  [i], [ii]…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s