Tiempo de tribulación sin igual y la necedad del preterismo

 

Dalton Lifsey

Cuatro eventos proféticos primordiales

En Mateo 24 Jesús explicó las “señales” del “el fin del mundo” y de Su “retorno”; esto se produjo en respuesta a su declaración anterior a los discípulos de que el Templo sería destruido. Para el Judío, la desolación del templo era sinónimo de “el fin del mundo” y la venida del Mesías (una hora en la historia que la escritura hebrea hace referencia como “el Día del Señor”).

Jesús les explicó las tendencias aceleradas y eventos que señalarían la cercanía de su regreso en 24:4-14. Y luego, en 24:15-31 describe un marco de tiempo de agitación terrible que Él llama “un tiempo de tribulación como nunca ha sido ni nunca será.” Explicó cómo este “tiempo de tribulación” comenzaría (24:15-16) y cómo llegaría a la conclusión (24:29-31). En este artículo quiero mostrar la importancia de la información contenida en 24:29-31 y por qué usted debe entenderla – especialmente a la luz de diversas perspectivas sobre la profecía bíblica

29 Pero inmediatamente después de la tribulación de esos días, EL SOL SE OSCURECERÁ, LA LUNA NO DARÁ SU LUZ, LAS ESTRELLAS CAERÁN del cielo y las potencias de los cielos serán sacudidas. 30 Entonces aparecerá en el cielo la señal del Hijo del Hombre; y entonces todas las tribus de la tierra harán duelo, y verán al HIJO DEL HOMBRE QUE VIENE SOBRE LAS NUBES DEL CIELO con poder y gran gloria. 31 Y El enviará a sus ángeles con UNA GRAN TROMPETA y REUNIRÁN a sus escogidos de los cuatro vientos, desde un extremo de los cielos hasta el otro.  (LBLA  Mateo 24:29-31)

Jesús describe cuatro eventos que debemos entender:

  1. La tribulación de esos días – v. 29a
  2. Perturbaciones cósmicas – v. 29b
  3. Jesús viene en las nubes con poder y gran gloria visible a toda la tierra – v. 30
  4. Ángeles reúnen a los elegidos con una trompeta  – v. 31

Estos cuatro eventos traen la edad presente a su fin. Se despliegan en orden cronológico (que destruye de manera decisiva la teoría de un rapto pre-tribulación). Están destinados a ser entendidos tan literal como 24:15-28. Y se producen “después de la tribulación.” Pero no es cualquier tribulación si no la tribulación de “esos días” La frase “esos días” es fundamental. Jesús está conectando estos grandes eventos climáticos en 24:29-31 con el “tiempo de gran tribulación”, explicados en 25:15-28. Estos eventos explicados en 24:15-31 están indisolublemente ligados el uno al otro en su hora señalada de cumplimiento. Constituyen “el fin de la edad.” Ellos comprenden lo que los profetas se refiere como “el Día del Señor” y lo que los apóstoles llaman “el Día de Dios.” Este es el punto culminante y la consumación de la historia antes de la inauguración de la siguiente edad, el tiempo que Pedro llama “la restauración de todas las cosas” en Hechos 3:21.

¿Por qué es importante Mateo 24:29-31?

Muchos creen que la intención del sermón de Jesús en Mateo 24 estaba destinada a describir la destrucción de Jerusalén  en 70 dC. (se les llaman “preteristas”). Dicen que los “dolores de parto” de 24:4-14 (incluyendo los falsos profetas, los terremotos y la proclamación del Evangelio mundial) y la “abominación de la desolación” que da comienzo al “tiempo de gran tribulación” de 24:15-28 se cumplieron en la generación de los apóstoles. Ellos argumentan que la descripción de Jesús en su venida triunfal sobre las nubes no era más que metafórico. Por decirlo de manera sucinta: se trata de metáforas de eventos cumplidos en el primer siglo dC.   [1]

Los problemas con este punto de vista abundan. Déjame mencionar dos:

En primer lugar, aquellos que sostienen que Jesús estaba hablando metafóricamente en 24:29-31 24:4-14 y creen que ha tenido   cumplimiento literal. Y no tienen ningún problema con esta flagrante incoherencia. Pero deberían tenerlo. Sugerir Jesús cambió de marcha hermenéutica a mediados del sermón es ridículo. Jesús estaba haciendo lo que los profetas anteriores a él hicieron: profetizaban sobre una invasión militar escatológica de Jerusalén mediante el cual todas las naciones organizarían un sangriento asalto al “centro de la tierra” (Ezequiel 38:8-12) y luego sufrir el juicio feroz de Dios por hacerlo (Joel 3:2-21), mientras convulsiona el orden cósmico (Joel 2:29-31; Zacarías 14). Zacarías capítulos 12-14 es el más claro ejemplo de esta yuxtaposición profética de la invasión militar de los últimos tiempos y de la perturbación cósmica. Zacarías utiliza el mismo lenguaje directo que Jesús en Mateo 24 para describir una literal invasión militar de Jerusalén y, a continuación, al igual que Jesús en Mateo 24, se mueve a la perfección para describir el temblor celestial y el trauma cósmico. En Joel capítulo 2:28-3:21 nos encontramos con lo mismo: “Todas las naciones” participando en una feroz batalla por “Jerusalén” provocando a Dios “entrar en juicio” con las naciones mientras “el sol” deja de “dar luz” y “sangre, fuego y columnas de humo” cubren la faz de la tierra señalando “el Día del Señor.” La invasión militar y la perturbación cósmica de Zacarías, Joel y Mateo 24 deben ser sometidas a la misma medición de interpretación. No fue la intención de Jesús de usar 24:29-31 como metáfora como tampoco para 24:4-14.

En segundo lugar, los que sugieren que Mateo 24 tuvo su cumplimiento en la generación de los discípulos deben negar la naturaleza escatológica futura de “el tiempo de la tribulación.” Y hacer esto es mutilar la enseñanza de la Escritura sobre el Día del Señor. Me explico. Mateo 24:21 es una cita directa de la profecía de Daniel en Daniel 12:1-2. Vamos a comparar los dos:

En aquel tiempo… Será un tiempo de angustia cual nunca hubo desde que existen las naciones hasta entonces; y en ese tiempo tu pueblo será librado, todos los que se encuentren inscritos en el libro. Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra despertarán, unos para la vida eterna, y otros para la ignominia, para el desprecio eterno.    (LBLA Daniel 12:1-2)

21 porque habrá entonces una gran tribulación, tal como no ha acontecido desde el principio del mundo hasta ahora, ni acontecerá jamás.    (LBLA  Mateo 24:21)

Si Mateo 24:21 es el mismo evento descrito en Daniel 12:1-2, aquellos que insisten en el cumplimiento histórico de Mateo 24, debe superar una serie de probabilidades exegéticas insuperables para mantener la legitimidad. A Daniel se le dijo que este “tiempo de angustia/ tribulación” concluiría con dos eventos monumentales significativos: la liberación de sus hermanos judíos (12:1) y la resurrección de los muertos (12:2). Además de estos dos acontecimientos primordiales, a Daniel se le dijo que la tribulación final de este siglo se produciría en “el tiempo del fin” (Daniel 11:35, 40; 12:6-12), y que estaría precedida por “la abominación de la desolación” (Daniel 11:30, 36) y una horrible batalla por Jerusalén dirigido por un hombre cruel y siniestro (Daniel 11:21-46), que” divide a la tierra “(Daniel 11:39). Ponerlo junto y comparar lo que Daniel está diciendo y de lo que Jesús esta haciendo eco:

  • Habrá un tiempo de angustia inigualable  (Dan. 12:1; Mt. 24:21)
  • Terminará en la resurrección de los justos (Dan. 12:2; Mt. 24:31)
  • El pueblo judío será librado al final de él  (Dan. 12:1; Mt. 24:30 con Apoc. 1:7 y Zaca. 12:10; Mt. 25:31-46)
  • Estará precedida por la “abominación de la desolación” (Dan. 11:30, 36; Mt. 24:15)
  • Incluirá una campaña militar espantosa en suelo judío (Dan. 11:29-45 con Dan. 9:26-27; Mt. 24:15-22)
  • El pueblo judío en la tierra de Israel será brutalmente asaltado y “destruido” (Dan. 12:7; 11:30-35; Mt. 24:16-22)

Si se quiere argumentar que la profecía de Jesús sobre la abominación de la desolación, Su venida visible en las nubes y la reunión de los elegidos en la resurrección es metafórico y cumplido históricamente también debe imponer las mismas normas en Daniel 11:21-12: 11.

CONCLUSIÓN

Mateo 24:29-31 nos habla de cuatro eventos cronológicos que se producen “después de la tribulación de aquellos días.” Y la “tribulación de aquellos días”, en Mateo 24 son idénticos a los del “tiempo de angustia” de “los últimos días” en Daniel 11:21-12:11. Este tiempo de angustia y tribulación, de acuerdo con las dos referencias, incluye la resurrección de los justos en la venida de Cristo en la post-tribulación, mientras que el pueblo de Daniel (los judíos) también será al mismo tiempo “liberado” después de haber sido “completamente destruidos”.

Por tanto, cualquier tiempo pasado de tribulación (incluyendo la asociada con la destrucción de Jerusalén en 70 dC), que no terminó en los eventos simultáneos de la venida de Jesús, la literal alteración cósmica, la resurrección de los justos y la liberación del pueblo de Daniel, no puede ser “el momento de la gran tribulación “que se describe en Daniel 12:01 y Mateo 24:21 (o Jeremías 30:5-7 y Apocalipsis 7:14 para el caso, donde se vuelve a encontrar la misma frase).

[1] RC Sproul, Brian MacLaren, R. T. France, Rob Bell, N. T. Wright, Peter Walker, Douglas Wilson, David Chilton, Kenneth Gentry, Gary DeMar y Sam Storms son un número de predicadores que manienten este punto de vista.

FUENTE:

Understanding the Future Age-Ending Time of Unequaled Tribulation and the Foolishness of Preterism – Dalton Lifsey
Anuncios

Un comentario sobre “Tiempo de tribulación sin igual y la necedad del preterismo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s