Zombies Egipcios

“El SEÑOR ha mezclado en medio de ella un espíritu de distorsión,y han hecho extraviar a Egipto en todas sus empresas, como se tambalea el ebrio en su vómito..” Isaías 19:14

Theodore Shoebat

Esta profecía de la Escritura indica que los egipcios en el futuro tendrán una naturaleza y disposición de mayor frenesí y violencia. Solo en este mes de junio, tenemos historias sangrientas de mutilaciones del cuerpo humano que van en contra toda moral otorgada a nosotros por Dios. Se informó el 8 de junio que en la aldea egipcia de Assuit, dos hermanos, Ahmed Mukhtar y Abd al-Basit, masacrarón a su madre, hermana y tía “después de descubrir que las acciones de su hermana eran contrarios a la moral.”

El  acto horrible evidencia que los autores eran realmente de un espíritu puramente diabólico, y dado que el sacrificio de su propia familia fue visto como para agradar a su dios de la guerra, Alá, su acto sangriento es de ese precepto pagano que estima la masacre de los inocentes como agradable a lo divino. La tía de los dos asesinos, Saida Muhammad Mukhtar, se encontró “con la cabeza cortada”, la madre, Amina Ahmed Muhammad, se descubrió “ahogada en sangre a la entrada de la casa”, y la hermana, Sana Mukhtar, fue descubierta cortada en pedazos en una habitación.

La historia más reciente este mes, informó de un carnicero en Egipto, que había matado a su esposa, la desolló arrancándole la carne del hueso, y lo puso a la venta como cordero en el mercado. Un cliente, sabiendo que la carne no era cordero, informó de su hallazgo a la policía, que más tarde descubriría las caderas de la víctima sacrificada. La historia se explica en sí misma en cuanto a la demonología de este hombre, que supera toda la moral que nos ha dado Dios, que es imposible incluso describirle como un ser humano, porque el hombre fue hecho a imagen del Todopoderoso, y si uno comete un acto tan siniestro, es indicativo de que uno se ha sometido por completo a la oscuridad, que es la ausencia de la luz del Cielo.

Otro hombre egipcio fue detenido por hacer que su esposa se despojara de su ropa, y posteriormente la apuñaló hasta la muerte con una espada, y todo porque ella había llegado “tarde a casa del mercado”.

La perversidad que evidentemente ha poseído las masas egipcias, y que recientemente han elegido a Mohammad Mursi, un claro miembro de los Hermanos Musulmanes, sólo conseguirá que aumente con el paso del tiempo. Los egipcios maníacos sólo gradualmente se están convirtiendo en una multitud de zombis. Pero, esta no es la primera vez que el pueblo egipcio se haya cambiado a este comportamiento sangriento y frenético. Habían participado en actos de violencia en contra de la iglesia primitiva en el siglo I d.C., por su adoración de Cristo, y su rechazo de los dioses diabólicos de Egipto. El Papa Dionisio de Alejandría, que había vivido en Egipto durante este tiempo, en su carta a Fabius obispo de Antioquia, describe los horrores que se habían hecho contra los cristianos por los paganos de Egipto:

“[Un] cierto profeta y poeta, poco auspicioso para la ciudad, quienquiera que fuese, emocionó a la masa de los paganos en contra de nosotros, revolviendo hasta su superstición nativa. Estimulados por él, y teniendo plena libertad para ejercer cualquier clase de maldad, consideraban esta piedad lo único, y la adoración de sus demonios, a saber, para matarnos. Primero, entonces, apoderandose de un hombre de cierta edad llamado Metra, se le pidió que profiriera expresiones impías, y como no obedeció, golpearon su cuerpo con palos y pincharon su rostro y ojos, después de lo cual se lo llevaron a los suburbios , donde lo apedrearon. A continuación condujerón a una mujer llamada Quinta, que era creyente, al templo de un ídolo, y trató de obligarla a adorar, pero cuando se dio la vuelta en disgusto, la ataron por los pies, y la arrastrarón por toda la ciudad , sobre las piedras en bruto de las calles pavimentadas, tirandola contra las ruedas de molino, y azotandola al mismo tiempo, hasta que la llevarón al mismo lugar, donde le apedrearon. Entonces, de común acuerdo, todos se precipitarón sobre las casas de los piadosos, y quienquiera que los tenga de sus vecinos que conocían, se dirigían hacia allá a toda prisa, despojandoles y saqueandoles, apartando además los artículos más valiosos para sí mismos, pero los muebles de madera común tiraron alrededor y los quemaron en las calles, presentando un espectáculo como de una ciudad tomada por enemigo.

Pero los hermanos se retirarón y dieron paso, y al igual que aquellos a los que Pablo dió testimonio, también considerarón el saqueo de sus bienes con alegría. Y no sé si alguno más que uno, que cayó en sus manos, hasta el momento no ha negado al Señor…

(Dion. in Euseb. Eccles. Hist. 6.41, trans. C.F. Cruz.)

De la manía de los egipcios de la antigüedad, pronto seremos testigos, a plena vista, en nuestra propia era. Aquellos paganos del antiguo Egipto fueron atraídos por un profeta y poeta venerado para sacrificar cristianos que se negaban a adorar a sus dioses infernales, y así los musulmanes de Egipto de hoy infligen sus crueldades a los santos que evitan su sanguinario dios Alá, todo en honor de Mahoma , un profeta y poeta.

Los motinadores no son más que fantaseadores eufóricos por las palabras de magos, y en tal intoxicación hacen guerra contra los santos. Desde el comienzo de los tiempos, la Ciudad de Dios y la Ciudad de la Oscuridad han estado en guerra; el segundo se las gasta con quimeras y aspiraciones de derramamiento de sangre humana, mientras que el primero se mantiene firme con la Espada de la Verdad.

FUENTE: Egyptian Zombies - Theodore Shoebat
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s