¿Predice la Biblia la destrucción de Arabia Saudita?

…Apocalipsis 17 y 18

Joel Richardson.

Los medios de comunicación del Medio Oriente están informando de que Israel puede estar a punto de lanzar un gran ataque contra las instalaciones nucleares de Irán. La semana pasada, ‘Israel Today’ informó que había dado permiso a Israel para utilizar su espacio aéreo para un ataque, y ahora el iraní ‘Fars News Agency’ informó que un escuadrón de aviones israelíes incluso ha aterrizado en una pista de aterrizaje militar en Arabia Saudita. ¿Podría este desarrollo tener alguna importancia en lo que respecta a la profecía bíblica? Yo creo que sí.

Uno de los mayores misterios proféticos de la Biblia es la identidad de una mujer al que se refiere como “la gran ramera” que se encuentra en Apocalipsis 17 y 18. La mujer también se le conoce como “Misterio Babilonia”. Inicialmente esta retratada como montando una bestia de siete cabezas, pero al final, este mismo animal se convierte en su devorador y la quema con fuego.
Ahora, para aquellos que no estén bien versados en el libro de Apocalipsis, esto a todos les sonará extraño. Pero para aquellos que han estudiado esta culminación profética / apocalíptica de la Biblia, la imagen simbólica es todo muy familiar.

Tan misterioso como el libro de Apocalipsis, la historia que transmite es muy simple. El contexto más amplio de la historia comienza unos cuantos capítulos antes dónde se describe a una mujer muy diferente. Esta mujer está a punto de dar a luz a un hijo varón, pero delante de la mujer hay un dragón de siete cabezas que pretende devorar al niño. Estudiosos de la Biblia están de acuerdo casi universalmente que esta mujer representa a la nación de Israel, que corporalmente dio a luz a Jesús, el Mesías. El dragón, por supuesto, es Satanás, el adversario de Dios y de su pueblo. El deseo de Satanás a través de las edades ha sido la de frustrar el plan redentor de Dios en la tierra mediante la destrucción de Israel, con el fin de destruir en última instancia, el Mesías.

Las historia sigue su desarrollo y se nos presenta a la bestia de siete cabezas, un ser que representa los siete imperios mundiales de la historia que han tratado de destruir a Israel. Se ve a la bestia como un reflejo de Satanás, el dragón, también se cree que estos imperios gentiles han sido los vehículos principales de Satanás en la tierra. El primer imperio del mundo que hizo esfuerzos para destruir al pueblo hebreo, por supuesto, fue Egipto. Egipto fue seguido por Asiria, Babilonia, Medo-Persia, Grecia y Roma. Esto eleva el número de los imperios a seis. Hay uno más. Cada uno de estos imperios comparten puntos en común de haber poseído el mismo espíritu destructivo antisemita. Cada uno buscó, sin éxito, de exterminar al pueblo judío.

Pero hasta ahora, sólo seis imperios han sido identificados. La séptima y última cabeza en seguir al Imperio Romano era el Imperio Islámico, que consistía en las diferentes dinastías islámicas que culminó en el Imperio Otomano islámico.

Con estos antecedentes, podemos ahora volver nuestra atención hacia la otra mujer, la gran ramera. ¿Quién es esta mujer sentada sobre la bestia, y por qué la bestia a su vez se vuelve contra ella?

La identificación de “Misterio Babilonia” es en realidad mucho más simple de lo que parece. El prototipo de la Babilonia de los últimos días, por supuesto, era simplemente Babilonia, la capital espiritual y económica del Imperio de Babilonia. Más tarde, en el primer siglo, sin embargo, el apóstol Pedro, escribiendo desde Roma, la capital del Imperio Romano, se refirio a Roma como “Babilonia” (1 Pedro 5:13). En esto, vemos que la iglesia primitiva entendía “Babilonia” como un concepto que reutilizaron. Babilonia es una palabra en clave simbólica que se refiere a la capital del imperio de la bestia reinante. En el primer siglo, el imperio de la bestia perseguidora fue el Imperio Romano. Pero hoy, el imperio de la bestia antisemita de la tierra es el imperio islámico.

Así que, ¿cuál es la capital espiritual y financiera del mundo islámico?

Sin lugar a dudas, la Meca, situada en el corazón de Arabia Saudita, es la capital espiritual del mundo islámico. Cada día, 1.6 mil millones de personas se inclinan hacia esta ciudad rezando a Alá, su dios.
También más allá de la sombra de una duda, la capital financiera del mundo islámico es Arabia Saudita. Aunque este sea quizás uno de los mayores tabúes que se puede decir abiertamente, que es que Arabia Saudita, por encima de cualquier otra nación o entidad, ha dado a luz a la jihad global. Los saudíes financian las madrasas, mezquitas y centros islámicos en todo el mundo. Levantan los predicadores del odio y los envían a llenar los púlpitos y enseñar en las escuelas.Y llenan los estantes con literatura islámica radical aprobada por Arabia a favor de la yihad.

¿Qué es el principal producto de exportación de Arabia Saudita?

La mayoría asume que es el petróleo. Pues no. La respuesta es la ideología: la ideología islámica radical. Según un experto, el gobierno de Arabia Saudí gasta más cada tres días en misiones islámicas que la Convención Bautista del Sur (la mayor organización mundial de las misiones protestantes) gasta cada año. Arabia Saudita es el vientre que dio a luz al Islam hace 1.400 años, y hoy, Arabia Saudita sigue dando a luz al islam radical en todas las naciones.

Publicado: 26 de junio 2010
Por Joel Richardson
© 2011

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s